Sobre mi

Despertar de Luz nace del profundo deseo y la vocación de servir como canal en la transmisión de conocimientos, experiencias y vivencias, fruto de un camino personal y profesional, que a día de hoy ha llegado hasta esta orilla, y continuará en perpetuo movimiento y expansión, como la energía misma del universo.

Apasionada de la danza desde muy pequeña, me formé en Danza Clásica de la mano de Carmina Ocaña, con el empeño de ser bailarina. Un buen día, abandoné la técnica con mucho dolor en mi corazón. Seguí buscando y me licencié en Filología Eslava por la Universidad Complutense de Madrid. Años más tarde comprendí que el trabajo con la música, el cuerpo y el movimiento me había abierto a descubrir la sensibilidad que palpita en cada ser humano.

Seguí mi intuición, y en 2008 me formé en Danzaterapia por el Instituto Internacional de Danzaterapia, con Petra Klein. He realizado cursos de especialización según el método de María Fux, a través de la Asociación Aragonesa de Danzaterapia, de la que soy miembro. He impartido talleres de Danza Creativa y Danzaterapia para adultos en diferentes centros culturales, en el Centro “El Arte de Vivir” y el Centro “Anahata”.

Mi encuentro con el Yoga casi como por casualidad tuvo lugar en 2003. Supe que algo importante anclaba nuevamente en mi interior. La vida me ofreció empezar a dar clases sin haberme formado previamente. Me dio tanto miedo, que quise huir. Entonces me comprometí a realizar una formación de calidad de cuatro años a través de la AEPY (Asociación Española de Practicantes de Yoga), impartida por Amable Díaz y Katia Cócera, entre otros. A todos ellos les agradezco su entrega y profesionalidad.

Los Registros Akáshicos vinieron de la guía de Cristina Cáceres Mangas, para quien sólo tengo palabras de profundo reconocimiento. Mi apertura definitiva al propósito álmico se produjo tras la primera lectura que recibí. Desde entonces, no he parado hasta ponerlo todo patas arriba. Desde entonces, siento que todos somos guiados y sostenidos por una fuerza amorosa y que todo lo que sucede, aunque no lo entendamos, es para el mayor bien.

Posteriormente he ido formándome en otras disciplinas, como la Numerología Kármica, de la mano de Belén Camín.

Continúo asistiendo a cursos y encuentros de formación continua vinculados al Yoga, el crecimiento personal y la evolución de la conciencia. Algunos de mis principales maestros son Amable Díaz, Lula Cañas y Danilo Hernández.

Actualmente me encuentro realizando la formación en Nuevas Constelaciones Familiares, cuyo precursor es Bert Hellinger, en la Escuela de Crecimiento Personal de Cristina Cáceres Mangas.

Ofrezco este espacio para todo aquél que se viva en búsqueda.

Doy gracias al milagro de la vida y al universo por las personas maravillosas con las que estoy compartiendo cada instante.

Afortunadamente, sigo aprendiendo y evolucionando, cuando mi alma comprende que todo es para crecer.

Noelia Román Barrero